Type & hit enter to search

EL INFORMANTE IMPRESENTABLE: LOST INFILTRADO

El Informante es el último viaje, el más largo y el mejor. – Tom Wolf

La Argentina vive un tiempo de regocijo sin precedente, todas aquellas personas que suelen añorar tiempos pasados pueden ser felices. Los que piensan que la música era mejor hace 40 años, que ya no hay grandes deportistas como los de antes, que los actores eran mejores cuando no existía el CGI, ahora tiene una oportunidad única: ver un auténtico ser humano de los años 70, esos que cuando desaparece alguien dice “algo habrá hecho” o ese tipo de personas que cuando hay represión en una marcha se ponen del lado de la policía; este es un tipo ser que se creía erróneamente en extinción.

“Nunca nos fuimos”, dijo a lo Flema un fan de Macri en facebook al tiempo que otro exclamó “volvimos solo por el dinero” al mejor estilo Sex Pistols. Esta clara postura punk anarquista del clásico facho argento inmortal se cristalizó el viernes pasado, mientras cantaban en la plaza el clásico tema de Los Violadores llamado “Represión. A la vuelta de tu casa, en el kiosco de la esquina, en la panadería, la represión no sólo fue bien copada y sangrienta, sino que se apeló al viejo truco de filtrar más policías que capitulos de Game of Thrones para armar bardo y quilombo y en ese contexto poder saquear stereos, televisores e identidades. Esta vez no se les dio, pero la próxima van a poder romper alguna cabeza en serio, se nota que esto fue un precalentamiento. “Tengo la esperanza de poder torturar algún zurdito pronto, o al menos un hippie con OSDE, ese mi sueño, por eso me metí a la policía”, dijo uno de los comandos elite de Patricia Bullrich en una nota que dio a un medio cobani. Así que reafirmamos lo antes dicho, la Argentina vive un tiempo de regocijo sin presidente… perdón, sin precedente.

Por lo visto en los comentarios en redes sociales y foros de diarios como Clarín y La Nación, la sed de sangre sería más grande que la de Drácula cuando está careta y de abstinencia. Algunos hasta esperan que la bomba de hidrógeno que tiene Corea del Norte se desvíe y caiga en alguna villa o asentamiento mapuche o unidad básica para que se mueran todos los negros y también todos los blancos que piensan como negros, de una vez por todas y para siempre.

La confusión reina en todas partes: nadie sabe bien cuándo hay que pedir por la libertad de prensa ¿es lo mismo que la cana le pegue a un fotógrafo que le digan pelado feo y mala onda a Leuco padre? Pocos entienden cuando una marcha es para voltear a un gobierno legítimo como el de Macri y cuando es una marcha por la libertad como las de venezuela. Y ni hablar de cuando un desaparecido es más legítimo que otro, entra todo en la bolsa, si te desaparece gendarmería, si sos víctima de trata, si te moriste en un accidente de tren por culpa de personas corruptas e ineptas, si te desapareció el “Escuadrón Etchecolatz”, si te mató un poli en medio de la ruta, o si tomaste ketamina y te hicieron caer arriba de una bala. Es decir, el reclamo específicamente es porque una fuerza estatal está sospechada de abuso de autoridad al punto matar a alguien y esconder el cadáver, pero como es complicado entender consignas en tiempos de pos verdad muchos prefieren pensar en que todos los dias desaparece alguien o que el desaparecido está vivo pasandola joya o que no se puede pintar el Cabildo porque es una falta de respeto.

En el medio están los memes con el Joker de Heath Ledger sobre la amistad que no se sabe que carajo tienen que ver con el personaje en sí y los continuos post que piden por Santiago Maldonado que tanto le molestan al nuevo Lanata (El Presto, acá estamos para decir lo que se nos antoja, y se nota), que vive criticando al peronismo y a todo lo que se le cruza en el camino, siempre de manera prepotente y mala onda mientras pasa informes donde suena “Vencedores Vencidos” de los Redondos (confusión nivel infiltrado). Pero bueno, al menos desde el “Ministerio de la verdad la contamos nosotros que te podemos cagar a tiros” ya avisaron que si el pibe sigue desaparecido se comprometen a cambiarle el nombre al libro “Nunca más” por “De vez en cuando”, como para no quedar mal.

Pero para que vean que no todo es tán trágico en la vida, vamos a hablar de lo simpáticos que se ven los dos personajes que van a terminar de pegarle un corchazo al mundo: por un lado está Donald Trump con toda su sensualidad, carisma, un ejército cojonudo con ganas de guerrear y ese pelo que da ganas de acariciarlo hasta que la mano te quede naranja; por el otro está Kim Jong-un, el gordito más simpático que una dictadura haya dado en la historia, un personaje que pide a gritos que lo amen (literalmente), con una bomba de hidrógeno de las cabronas y unos cachetes que encuentran comparación solo en las mejillas de Kiko, el entrañable amigo y ex novio de la mujer del Chavo. Es evidente que el coreano se trae las de ganar esta competencia, pero Donald Trump es Donald Trump, es la bola en la ingle, el jackpot, el principio y el final de todo. Lo anticipamos, se viene una final apasionante llena de tiros, muerte, demagogia, manipulación mediática y claro, mucha, pero mucha falopa.

Aprovechando el revival de memorabilia setentista, el ejército argentino no perdió tiempo e inició una subasta por dos Ford Falcon verdes. Para participar solo necesitás 10 lucas y un cóctel de pastillas para poder dormir por las noches. Leé las bases y condiciones para llevarte esa joyita en nuestro Facebook y Twitter.

Comentarios en Facebook