Type & hit enter to search

SUFICIENTE INTERNET POR HOY

Es de público conocimiento (?) que la Organización Mundial de la Salud ha declarado que las personas transgénero ahora comparten la categoría de “enfermos mentales” junto a los pedófilos, los depravados del Ferrocarril Roca y Gustavo Cordera.

Pero no todo es polémica desde las oficinas de la OMS (cuya ubicación es clasificada pero se sospecha que está en Balvanera), junto con esta moderna actualización también lanzaron un pedido para que las mujeres puedan amamantar a sus hijos “en cualquier momento y lugar”.

Prensa Impresentable salió a las calles en busca de la opinión de “la gente” y se encontró con declaraciones como éstas:

0C0

“¿Amamantar en cualquier momento y lugar?
¡Me encanta!”

 

 

 

Esta serie de anuncios causó un gran revuelo y despertó la indignación de multitudes en la Argentina, donde una madre amamantadora fue expulsada de una plaza de San Isidro por dos señoras agentes de la Bonaerense.

Para evitar las represalias de los grupos extremistas de género, el intendente optó por separar a las dos agentes e invitar a los vecinos a apedrearlas en la plaza donde todo comenzó. Afortunadamente ya se había organizado una “piqueteteada”, lo que llevó a las autoridades a posponer el linchamiento para resarcirse en algún futuro incidente policial.

Los Juegos Olímpicos no estuvieron exentos de momentos de progresismo sexual: Paula Pareto obtuvo el oro en judo, dos rugbiers protagonizaron la primera propuesta de matrimonio olímpico lesbiano (y normal también) en la historia y Del Potro le comió la boca a Djokovic luego de vencerlo en primera ronda.

CpVFWg1WIAA8bqn

En una nota menos colorida, los medios para nada especializados hicieron eco de una ¿emotiva? imagen que intentó reflejar la multiculturalidad de las Olimpíadas. La foto donde una deportista egipcia y una alemana se disputan el voleyból originó una serie de comentarios sobre la influencia machista en la indumentaria deportiva femenina, donde se concluyó que la verdadera opresión es la occidental que prefiere el bikini.

En el marco nacional, a sabiendas de que los músicos consagrados son todos unos degenerados, nuevos estudios indican que la gente con trabajos chotos será mucho más deseada sexualmente, a excepción de los encargados de edificio.

Prensa Impresentable nuevamente salió a las calles en busca de opiniones:

0C0 2

“Ese Cordera es un asqueroso”

 

 

 

Obama en Argentina, Uber si Uber no, el juicio político a Dilma, Leo garcía perdiendo el control en ArteBA,  Si Messi es pecho frío, José López, Time Warp, el coeficiente mental de los jugadores de Pokemon Go, todo parece ser una buena excusa para expresar la opinión más importante y que el mundo estaba esperando: la nuestra. La diversión es meterse en el debate de la hora, y si esa hora no llega pareciera que no hay nada para hacer. Y ahí nomás se viene el puchero virtual, la desazón cibernética y el srcolleo de pantalla infinito con el dedo sucio de rascarse la cabeza.

La indignación ante los dichos de Cordera y el click a los mejores culos de las olimpiadas conviven tan bien en un canal noticioso como en las pulcras conciencias ciudadanas, siempre dispuestas opinar a favor, en contra o no opinar nada que no sea que todos sean felices y no jactarse de ser así, para después jactarse de no jactarse: “Copio y pego”, “me lo llevo”, “te lo robo”, “me sacaste las palabras”, “sos un genio”, “me encanta”, “me emociona”, “voy a dar mi opinión”, “respeto tu opinión pero no estoy de acuerdo”, “no sabés nada del tema”, “sos un kirchnerista”, “sos un globoludo”, “agarrá la pala, kuka”, “me indigna”, “andá a la puta que te parió”, “es un putito violado que la fafafa le pegó mal, hay que romperle la pierna de un `corchazo´”.  

El repudio hacia Cordera crece y crece mientras muchos otros publican textos reveladores de Bukowski sobre el trabajo o la hipocresía en el mundo y vuelven los “qué genio”, “comparto”, “me lo llevo”, sin dedicar un solo minuto a defenestrar sus cuentos repletos de misoginia, su perfecta y detallada descripción en primera persona de la violación de una nena en “el Maldito”, o el video de la entrevista en el que golpea a su mujer frente a la cámara. Marlon Brando le arruinó la vida a María Schneider cuando le coló el dedo en el orto con manteca y de prepo, así que además de dejar de pasar los temas de Cordera en Rock & Pop deberíamos exigir que ningún canal más pase Último Tango en París en su programación. Las asociaciones que llevan por nombre Rodolfo Walsh deberían cambiar de nombre ya que en sus escritos hay historias de prostitutas menores de edad y embarazadas a las que se coje sin culpa ni remordimiento.

Opinemos sobre todo esto también, ya que no opinar nos convierte en un ser humano despreciable, sin valores y amoral, y sobre todo sin compromiso con el cambio de época y con las causas justas. Este es el debate más grande del mundo, y todas las opiniones valen: las calificadas, las retrogradas, las estúpidas. Todas escritas por gente que no conocemos ni vamos a conocer nunca. Personas que no saben qué hacer con Internet hasta que se les dice sobre qué opinar durante el día para aguantar el fastidio de existir sin banda ancha. Pero basta, suficiente Internet por hoy. Apaguemos el celular, la computadora, la tablet, y odiemos en silencio un rato.

Prensa Impresentable

Comentarios en Facebook