Type & hit enter to search

EE.UU. bombardeó un hospital de Médicos Sin Fronteras, por suerte el Pentágono investigará las causas

Bombas de un Nobel de la Paz a otro

El 3 de octubre el hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) de la ciudad de Kunduz, al norte de Afganistán, recibió un ataque aéreo, por causa del cual murieron 22 personas: 10 pacientes y 12 trabajadores. Luego de algunos días de versiones cruzadas, entre las que el ejército afgano esbozó que lo hicieron porque allí se encontraban terroristas, el Ministerio de Defensa de EE.UU informó que indemnizará a los heridos y familiares de víctimas y que investigará en profundidad las casuas del “daño colateral”.

Desde MSF, sin embargo, exigen que la investigación sea llevada adelante por un organismo internacional independiente. ““Hemos recibido disculpas y pésames, pero no es suficiente. No tenemos respuesta alguna a las razones por las que un conocido hospital lleno de pacientes y de personal médico fue bombardeado repetidas veces durante más de una hora”, explica Joanne Liu, presidenta internacional de MSF., La reconocida organización médica-humanitaria que brinda asistencia a poblaciones en crisis realizó una presentación ante la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHE), que informó que procedimiento ya fue activado. El próximo paso es esperar a que EE.UU y Afganistán accedan a que se abra el procedimiento.

Desde MSF, organización ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1999, señalan que el Derecho Internacional Humanitario es tan claro que no da margen para errores, sino que se trata de “intenciones”, en referencia al ataque perpetrado por el ejército de otro Premio Nobel de la Paz, el presidente de los EE.UU, Barack Obama.

Comentarios en Facebook